22 enero 2015

Buñuelos de Boniato

Se ha desatado una fiera en mi en el tema que a buñuelos se refiere. No sé porque antes no me llamaban la atención y ahora se han convertido en una receta casi semanal en casa. Ya he hecho los de calabaza y canela y los de yoghourt y crema de orujo tantas veces que ya ni me acuerdo... Esta vez son de boniato o batata (esta semana la cosa parece que ha sido acaparada por este tubérculo). Prepararos porque seguro que la saga continua, esto no se acaba aquí, ni mucho menos.
Es hacerlos y durarnos un día, y eso que nos los comemos solo entre dos. Creo que esto se está convirtiendo en un pequeño problema... ¿o no? Sea como fuera disfrutamos como niños comiéndolos como pipas. Mucho me temo que cuando nos subamos a la báscula no vamos a estar tan contentos.
La receta de estos buñuelos, con ligeras modificaciones, es de Carmen. Me tentaron mucho los ingredientes que llevaba y lo sencillos que eran de preparar. Así que una mañana me levanté temprano y pudimos disfrutar de ellos desde por la mañana hasta por la noche, hora tope que les daba yo de vida a los buñuelos.

Yo los he rebozado en azúcar y canela pero vosotros los podéis bañar en dulce de leche como ha hecho Carmen, o en chocolate derretido. También los podéis rellenar de crema pastelera o de una crema de chocolate. En fin... mil y una posibilidades.
Ingredientes:

- 225 grms de boniato asado o cocido y bien escurrido.
- 110 grms de harina.
- 2 cucharaditas de levadura química.
- 2 cucharadas de azúcar.
- 1 huevo.
- Ralladura de 1/2 limón.
- 55 ml de leche.
- Una pizca de sal.
- Aceite de oliva suave para freír.
Para el rebozado:
- 6 cucharadas de azúcar.
- 1 cucharadita de canela molida.

Preparación:

Pondremos en un cuenco el huevo y el azúcar y lo batiremos. Posteriormente agregaremos la leche y la ralladura de limón y mezclaremos. Es el momento de añadir los ingredientes secos la harina, la levadura y la sal (todas ellas tamizadas). Incorporaremos el boniato que habremos aplastado con un tenedor. Mezclaremos hasta tener una masa suave y sin grumos. Podremos el aceite al fuego y cuando esté caliente iremos añadiendo porciones de masa con ayuda de una cucharillas. Freiremos hasta que estén dorados por todos lados, no tendremos el fuego muy alto ya que queremos que se hagan bien por dentro. Retiraremos del aceite, dejaremos escurrir sobre papel de cocina y rebozaremos en la mezcla de azúcar y canela.

11 comentarios:

conchi dijo...

Me los guardo para más adelante... estoy recuperandome de las navidades, ja, ja. Qué ricos!! Bss.

Marialu dijo...

Mmmm, ¿me invitas?

Carmen dijo...

Silvia, es mejor no pensar en la báscula porque nos obligaría a estar con la boca cosida :-(
Me ha encantado tu versión y por supuesto me alegra que os hayan gustado tanto, la verdad es que empiezas y hasta que no acabas con ellos no puedes parar ;-)
Un besazo guapa

São Ribeiro dijo...

Ficaram uma verdadeira tentação.
Eu já comia uns quantos
bj

Ana Melm dijo...

No hay que subirse a la báscula. No. NO hay que hacerlo. Disfrutar o sufrir, hay que elegir. Yo me quedo con los buñuelos.

macus! dijo...

jajaja! quién estuviera en tu casa! Que vivan los buñuelos!!!

Sandra dijo...

No soy muy fan de los buñuelos, pero estos tienen una pinta increible.

Kim I.M dijo...

Es que...son un bocadito muy rico y con mucho peligro...porque crean adicción!!
A mí me encantan, pero suelo hacer siempre los tradicionales, y siempre me quedo con ganas de probar otras versiones, como la tuya, que ess muy original y seguro que está muuuy rica =)
Un besote!

Canal Comer Y Vivir dijo...

Tiene una pinta fantástica!

Pablo Fernandez dijo...

Tienen tan buena pinta que me lance a hacerlos este fin de semana.
De sabor riquisimos. Pero no se si me quedaron muy bien. Por dentro parecia un pelin crudos y eso que vigile el fuego que no estuviera muy alto para evitarlo, pero no hubo manera.

Pablo Fernandez dijo...

Tienen tan buena pinta que me lance a hacerlos este fin de semana.
De sabor riquisimos. Pero no se si me quedaron muy bien. Por dentro parecia un pelin crudos y eso que vigile el fuego que no estuviera muy alto para evitarlo, pero no hubo manera.

 

2013 / Mi dulce tentación. ® es una marca registrada / Fotografia y contenido: Silvia / Diseño: InforPak.com