04 noviembre 2019

Taralli

Otra receta MARAVILLOSA de la gran Isabel. Compartió (otra vez) una receta en sus stories de IG y yo tomé buena nota de ella. El resultado... el que veis en la foto. El sabor... fabuloso, riquísimo, delicioso. 

Tienes que preparar este dulce porque te va a encantar. La rosquilla en sí no es muy dulce, aunque está rica, el glaseado le aporta el dulzor justo y delicioso para hacer esta receta perfecta.
Taralli (tarallo en plural) es un dulce italiano es una rosquilla con levadura que se hace en el horno. También los hay salados (tallarini), cosa de la que me veo tentada a preparar porque habiendo probado los dulces puedo imaginar como son los salados, otra delicia.

Se suelen preparar en Italia en la época de Pascua o en carnavales. Hay vendedores ambulantes que las venden por muchas calles de Italia. No hace falta viajar hasta allí para degustarlas, aquí te dejo la receta para que viajes en el tiempo y espacio sin moverte de casa.
Ingredientes:

- 280 g de harina (igual necesitas algo más, la masa no se tiene que pegar en las manos, yo usé 50 g más).
- 1/2 cucharadita de levadura química (4 g aproximadamente).
- 30 g de azúcar.
- 70 ml de aceite de girasol.
- 130 ml de vino blanco.
- 30 ml de anís Chinchón.
Para el glaseado:
- Zumo de lima.
- Azúcar glass.

Preparación:

Mezclar los ingredientes, salvo los del glasesado, en el orden que se indica y obtener una masa lisa, sin grumos y sin que se nos pegue a las manos. Como te indico en los ingredientes la cantidad de harina es orientativa, utiliza la harina que sea necesaria hasta que la masa no se te pegue en los dedos. Coger porciones de la masa y hacer rulos, luego enrollarlos en el dedo índice y unir los extremos y hacer la forma de un anillo. Hervir agua con un chorrito de aceite e introducir los taralli, sacarlos cuando floten. Depositarlos en la bandeja de horno, sobre la que habremos puesto un silpat o papel parafinado. Precalentar el horno a 180º con calor arriba y abajo. Hornear hasta que se doren, unos 20-25 minutos. No dejes que se doren mucho porque si no quedarán muy duros y han de estar tiernos y jugosos. Una vez fuera del horno dejar enfriar por completo sobre una rejilla. Una vez fríos hacer un glaseado con azúcar glass y zumo de limón o de lima (yo me decanté por este último) y bañar los taralli en el mismo. Depositarlos sobre una rejilla y dejar que se seque el glaseado.

No hay comentarios:

 

2013 / Mi dulce tentación. ® es una marca registrada / Fotografia y contenido: Silvia / Diseño: InforPak.com