17 agosto 2017

Tarta de Berenjena y Queso

Para aquellos que sois un poco reacios a comer verduras, y en concreto berenjenas, esta es vuestra receta. Os va a encantar. No se nota apenas su sabor pero ahí esta.

Una receta muy sencilla de preparar y muy agradecida. Es muy jugosa gracias al tomate y al queso. Con un sabor a las aromáticas que la hace estar aun mas rica.
Os animo a preparla porque estoy segura de que os va a gustar mucho. De hecho mis hijas la devoran, el tomate frito las vuelve locas y no notan la berenjena. Así que si paladares mas exigentes y selectos que los niños lo han catado y han dado el visto bueno ¿quien puede resistirse?
Ingredientes:

- 1 lámina de pasta quebrada.
- 2 berenjenas.
- 200 ml de salsa de tomate.
- 1/2 cucharadita de romero seco.
- 1/2 cucharadita de tomillo seco.
- 1 cucharadita de orégano seco.
- 250 g de queso mozarella en bola.
- 100 g de queso parmesano rallado.
- Sal.

Preparación:

Pelaremos las berenjenas y las cortaremos en rodajas no muy gruesas. Las haremos a la plancha en una sarten y con un poco de sal. Reservaremos. Engrasaremos nuestro molde (yo utilicé uno de 26cm) y pondremos sobre el mismo la masa quebrada de manera que lo cubra por completo. Lo pincharemos con un tenedor y hornearemos, con calor arriba y abajo y con horno precalentado, a 180º durante 20 minutos. Una vez cocida la pasta dejaremos que enfríe. Mezclaremos la salsa de tomate con las especias (reservaremos un poco de orégano para el acabado final). Cubriremos la base de la tarta con una capa de tomate (100 ml) y sobre el mismo pondremos una capa de rodajas de berenjena, espolvorearemos la mitad del queso rallado. Nuevamente pondremos otra capa de tomate, el restante, y una capa de berenjenas, queso rallado y terminaremos con la mozarella cortad en láminas. Espolvorearemos orégano por encima. Hornearemos a 200º durante 20 minutos. Una vez horneada dejaremos entibiar y ya estará lista para comer.

14 agosto 2017

Crema de Coliflor y Queso Azul

Por el norte hemos tenido unos días de cierto frío, lo cual nos ha dado una tregua al sofocante calor que hemos pasado. Por eso me he animado a preparar esta crema que para la cena me ha venido muy bien.

Pese a llevar queso azul este no es muy potente ya que no lleva mucha cantidad. Yo no le he añadido sal a la crema ya que la he probado y me gustaba como quedaba sin necesidad de echársela.
He utilizado dos caldos Aneto que han combinado a la perfección en la elaboración. Solos de por sí son riquísimos y juntos han dado un resultado excepcional.

Guárdate la receta para este otoño invierno porque estoy segura de que te va a encantar.
Ingredientes:

- 2.200 g de coliflor.
- 1 litro de caldo Aneto de cebolla.
- 1 litro de caldo Aneto de Verdura ecológica.
- 320 g de patatas.
- 100 g de queso azul.
- Sal.

Preparación:

Lavar muy bien la coliflor, quitarle las hojas verdes y cortarla en ramilletes. Cocerla durante 25 minutos. A los 10 minutos de cocción agregar las patatas peladas y cortadas en dados, salar si es necesario. Triturar y agregar el queso, mezclar bien hasta que esta se deshaga.

09 agosto 2017

Chocolate and Vanilla Cafe Latte - Café Latte de Chocolate y Vainilla

Me gusta mucho el café, no soy una gran entendida pero sí sé diferenciar un buen café de otro que no lo es. En verano me preparo muchos con hielo y baileys pero este que os propongo hoy pasará a ser otro de mis favoritos. Yo lo he tomado tibio y me ha gustado muchísimo. 

La mezcla de sabores, temperaturas y texturas ha sido deliciosa. Degustas cada sorbo de una manera única y te queda un sabor de boca final apoteósico. 
He utilizado un café que ya había probado con anterioridad y que entra en la caja Degustabox de este mes. No dejes de echar un ojo a su web para saber de lo que te hablo. Además puedes conseguir tu primera caja Degustabox a un precio excepcional de 9,99€ en lugar de 14,99€ introduciendo el código 1038 al realizar la compra.

El café en cuestión es Nescafé vainilla latte. Tiene un aroma y un sabor maravillosos. Es muy muy cremoso y tiene un regustillo a vainilla increíble. La nueva receta de este café está hecha a base de café arábiga, cultivado en las montañas que le confiere riqueza de aromas, y café robusta, que le da profundidad al sabor. Es imposible resistirse a su suave crema que se derrite en tu boca.
Ingredientes:

Para el café de chocolate:
- 100 ml de leche.
- 1 cucharada de crema de cacao (Olecao).
Para el café latte de vainilla:
- 100 ml de leche.
- 1 y 1/2 cucharaditas de Nescafé con sabor a vainilla.
- 1/2 cucharadita de azúcar.
Para el topping:
- 75 ml de nata muy fría.
- 1/2 cucharadita de azúcar glass.
Para decorar:
1/2 cucharadita de chocolate rallado (Valor 70%)

Preparación:

En un vaso calentaremos la leche. Agregar la cucharada de crema de cacao y disolverla bien en la leche caliente. Verter en el vaso de presentación. En otro vaso prepararemos la elaboración del café latte de vainilla y para ello calentaremos la leche, una vez caliente agregar el café y el azúcar y remover bien. Verter en el vaso de presentación. Montar la nata con el azúcar glass e ir depositando cucharadas de la nata sobre el café. Espolvorear el chocolate rallado.

04 agosto 2017

Mousse de Chocolate con Frambuesas

Mira que me gustan las mousse y sin son de chocolate más. Adoro su textura suave y esponjosa. Esta que hoy os propongo me gusta aún más, si cabe, ya que no lleva tanta nata. Al incorporar las claras a punto de nieve hace que sea más ligera sin perder esa textura tan agradable.

Es ideal para prepararla ahora en verano. Sin necesidad de tener que encender el horno y pasar calor innecesariamente pero sin renunciar a un dulce casero y delicioso.
La receta es del libro "La cocina rápida de Lorraine Pascale". En él hay recetas muy interesantes y los dulces me han llamado poderosamente la atención. Hay una tarta de chocolate y Maltesers que es espectacular y una tarta de queso y vainilla que ya tengo en pendientes de hacer. 

Os animo a que preparéis esta riquísima mousse porque en menos de 20 minutos la tendréis lista, la podéis hacer con antelación y porque el contraste de sabores es asombroso.
Ingredientes:

- 200 ml de nata de montar con más de un 35% en materia grasa.
- 150 g de chocolate fondant (mínimo de un 70% de cacao).
- 50 g de chocolate con leche.
- 3 huevos medianos.
- 3 cucharadas de azúcar.
- 50 g de frambuesas frescas.
- 2 cucharaditas de azúcar glass para decorar.

Preparación:

Verter la nata en un cazo a fuego medio y dejar que se caliente. Mientras romperemos el chocolate en trocitos. Cuando la nata empiece a humear retiraremos del fuego y añadiremos el chocolate. No lo removeremos, dejaremos que se derrita unos 5 minutos aproximadamente. Mientras tanto, separaremos las yemas de la claras. Batiremos las claras hasta que estén a punto de nieve suave. Añadiremos una cucharada de azúcar y batiremos de nuevo hasta que las claras empiecen a estar brillantes. Verter la otra cucharada de azúcar sin dejar de batir y dejar que se incorpore bien a las claras. Proceder igual con la última cucharada de azúcar. Removeremos el chocolate ya derretido en la nata y añadir las yemas mezclandolo todo bien. Cuando las claras estén brillantes y firmes agregar una cucharada de la mezcla de chocolate. Las claras se desleirán un poco y esto hará que sea más fácil el siguiente paso. Poco a poco verter todo el chocolate en las claras y suavemente incorporarlo todo. Hay que mezclar con mucho cuidado para mantener el máximo aire posible en la mousse. Repartir en cuatro vasos o ramequines de 150 ml de capacidad, poner las frambuesas encima y presionar ligeramente. Tapar con film transparente y meter en la nevera 30 minutos. Justo antes de servir decorar la superficie de la mousse con azúcar glass.

01 agosto 2017

Magdalenas de albaricoque y canela

Un capricho para el día de hoy. Digo capricho porque es un dulce delicioso. Son unas de las magdalenas mas ricas que probado (aunque esta mal que yo lo diga...). 

He utilizado una fruta muy veraniega y que dura muy poco en el mercado, los albaricoques. Cuanto mas maduros estén mejor, nos aportarán un toque dulzón a la receta y un sabor increíble. Así damos comienzo a primer día de Agosto por todo lo alto con algo dulce y riquísimo.
También me he lanzado a utilizar las gaseosillas el Tigre. No suelo utilizar este ingrediente en los dulces, siempre tiro de la levadura o del bicarbonato. 

No ha subido mucho, no tienen un copete alto y no las hace visualmente llamativas pero si lo tienen en lo ricas que están. Es una mezcla jugosa, esponjosa, con contrastes de sabores de ácido (por los albaricoques) y el dulzor propio de una magdalena. El queso hace que quede una masa muy suave. En definitiva... las tienes que hacer y darte el capricho como yo he hecho.

¡Ah! y no te he hablado del crujiente. ¡Ay! es maravilloso. Congenia perfectamente con la magdalena, con ese sabor a canela tan fantástico. 
Ingredientes (13 unidades):

- 80 g de mantequilla a temperatura ambiente.
- 110 g de azúcar.
- 300 g de albaricoques (unas 6 unidades).
- 2 huevos.
- 1 cucharadita de extracto de vainilla.
- 150 g de queso de untar.
- 130 g de harina.
- 1 sobre gasificante de El Tigre.
- Una pizca de sal.
- 1/2 cucharadita de canela molida.
Para el crujiente:
- 15 g de mantequilla. 
- 25 g de azúcar.
- 1 cucharadita de canela molida.

Preparación:

Batir la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una mezcla blanquecina. Añadir los huevos uno a uno, no incorporar el siguiente hasta que el anterior este completamente integrado en la masa. Agregar el queso de untar y el extracto de vainilla y batir, no en exceso solo hasta que se mezcle. Es el momento de añadir los ingredientes secos como son la harina, el gasificante, la sal y la canela; todos ellos tamizados. Batir hasta lograr una masa uniforme. Incorporar los albaricoques sin pepita y sin piel y troceados en cachitos pequeños. Repartir en la masa. Verter en las capsulas de magdalenas que habremos colocado dentro de un molde rígido de muffins. Hornear, horno precalentado con calor arriba y abajo a 180º, 20-25 minutos o hasta que los pinchemos y el palillo salga limpio. Una vez horneadas sacar del horno y dejar enfriar por completo sobre una rejilla. Una vez frías preparar el crujiente. Mezclar el azúcar y la canela. Derretir la mantequilla, pincelar cada magdalena (lo haremos en tandas de dos) y espolvorear la mezcla de azúcar y canela hasta crear una capa uniforme. 
 

2013 / Mi dulce tentación. ® es una marca registrada / Fotografia y contenido: Silvia / Diseño: InforPak.com